Alta frecuencia, manipulación y legalidad

Ya está en boca de todos que los robots de trading están tomando las riendas de las bolsas a nivel internacional, desplazando a los traders originales y clásicos. Los HFT robots , los robots de alta frecuencia, son los actuales dictadores del mercado especulativo.

Las inversiones pasivas, como los fondos indexados y los fondos negociados en bolsa, rondan el 60% de los activos de acciones, en Wall Street, mientras que los fondos cuantitativos, aquellos que se basan en modelos de seguimiento de tendencias, patrones o modelos, en lugar de análisis fundamentales, representan el 20% de la cuota de mercado, según las estimaciones de JP Morgan.

Poniendo cifras a estas palabras podemos decir que los fondos pasivos han atraído entradas de 39 mil millones de dólares en Wall Street en lo que va del año, mientras que los fondos activos perdieron la friolera de 90 mil millones en 2019, según J.P. Morgan.

Las empresas utilizan a los nuevos agentes robotizados y esto supone un cambio sustancial en las reglas y resultados del juego. El problema de utilizar estos nuevos agentes, es que no juegan en las mismas condiciones que el resto de los inversores y siempre con información adelantada y privilegiada. Los agentes robotizados inteligentes son capaces de leer la data mucho más rápido, por lo que tienen tiempo para recabar las órdenes de otros inversores, analizarlas, ordenarlas y ejecutarlas en venta o compra según lo que demandan con un precio un poco superior (incluso de céntimos).

Esto nos lleva a pensar en la legalidad de los HFT. ¿Son legales los HFT?

En el año 2014 se publicón un libro escrito por Michael Lewis, un antiguo trader que estemeció al sector de la especulación,se titula ‘Flash Boys: A Wall Street Revolt’ Un libro que denunciaba el uso de las máquinas de alta frecuencia de inversión o High Frecuency Trading (HFT), donde  siempre gana la banca.

En el caso del HFT, por tanto, no existe el riesgo al que se enfrentan los inversores, puesto que estos programas siempre ganan. Evidentemente esto implica que los inversores siempre pierden. Y esto me recuerda al casino de mi ciudad.

Yo considero que HFT es una estafa legalizada o alegal, puesto que antes de que el inversor haya finalizado la compra o venta de un activo, acción que requeriría unos segundos, el robot ya ha realizado la operación quedándose unos céntimos.

Es ahora, cuando cada vez más se habla de este fenómeno y también se denuncia. Es cierto que esto viene de lejos ya que la Securities and Exchange Commission (SEC) norteamericana reguló estas transacciones en 1998. Aunque a día de hoy se cree que en Estados Unidos, entre el 60 y el 70 por ciento de estas transacciones están realizadas a través de estos agentes robotitazos. En el caso europeo la cifra baja al 36%, siendo Reino Unido el país que más los utiliza.

El Senado norteamericano y la Comisión Europea han investigado y planeado en multitud de ocasiones la necesidad de regular al HFT. De hecho, tras la publicación del libro de Lewis en 2014 se inició una investigación por parte del FBI sobre estos softwares, ya que cree que las instituciones financieran utilizan la data que manejan para otros inversores en beneficio propio. Pero hasta la fecha nadie le ha puesto el cascabel al gato y a día de hoy los robots siguen operando y volviéndose más finos y quirúrgicos es sus operaciones.

El Wall Street Journal el pasado 31 de marzo informaba que el FBI ha abierto una investigación a las empresas de están cometiendo delito de tráfico de data privilegiada. La investigación se inició hace un años y todavía estaría en sus primeras etapas. Entre los tipos de trading bajo sospecha está el que comentamos en nuestro anterior artículo “Manipulación del mercado de futuros” donde se incorporaban órdenes para luego cancelarlas falseando el recorrido del precio. También podemos encontrar la emisión de órdenes para crear pistas falsas y engañar al resto de operadores.

Según un portavoz del FBI al Wall Street Journal ” hay una gran preocupación de que los operadores de alta frecuencia estén recibiendo material de información no pública antes que los demás y operando con ello”.

La Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas y la Comisión de Bolsa y Valores está investigando los vínculos entre los operadores de alta frecuencia y las principales bolsas, examinando un posible trato preferencial que pone a otros inversores a la cola.

Una de las prácticas que están investigando es la práctica de utilizar las órdenes que enviamos los traders para la apertura del día siguiente, el llamado after-hour trading (órdenes enviadas después del cierre y que se ejecutan al día siguiente); para ellos es muy sencillo, ven las órdenes y sobre ello compran venden antes.

Otra práctica común es la del inversor amigo o coleguilla, como a mi me gusta llamarlo, si el buen colegilla que me paga una buena comisión. Son operaciones de trama amiga; compro yo y le vendo a mi compañero de mi misma compañía o de la compañía amiga. Así suben o bajan precios y en ese intervalo entran nuevos trades a los que les sacan el dinero.

Fue Haim Bodek (ex Goldman Sachs y UBS) según el WSJ que fue el que denunció a la SEC tales prácticas de coleguillas.

Resumiendo, podemos ver una manipulación del mercado, y sobre todo un cambio de ritmo y de las reglas del juego que hacen cada vez más insostenible un trading sano. En Código Trading, aconsejamos nuestro sistema de trading cuantitativo, no solo como método de aprendizaje para ser un trader rentable y sostenible, también para protegerse en la medida de lo posible de esta situación que hace al trader manual tan vulnerable.

Copyright © 2017 – 2019 Código Trading

1 thought on “Alta frecuencia, manipulación y legalidad”

  1. una de las tantas razones para que los traders quemen sus cuentas es esta del trader de alta frecuencia, es una compentencia desleal de las instituciones que deberian poner orden en el trading.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *