Bienestar general, pero se avecina crisis general.

Parte 2

En esta segunda parte, en Código Trading seguiremos hablando de los tambores de crisis, de recesión Nos fijaremos en indicadores como la inflación, los salarios, la deuda pública, la bolsa y otros muchos más, que mezclados con el panorama geopolítico y geoeconómico internacional parece que van marcando una senda al son de los tambores de crisis internacional.

Por otro lado, como otro fuerte indicador, vemos como los bancos centrales están aumentando sus reservas de oro a un ritmo sin precedentes eludiendo la custodia del dólar americano. Esto es apuntado por el Consejo Mundial del Oro, donde indica que en los últimos seis meses los bancos centrales se hicieron con más de 150 toneladas métricas de oro, valor estimado en 5.920 millones de dólares, un 22 % más que en el mismo período del año pasado.

Entre los más destacados tenemos al Banco de Rusia, fue el que adquirió más: 92 toneladas de oro. Teniendo en cuenta las 106 toneladas adquiridas en el primer semestre del año, las reservas de oro de Rusia superaron las 2.036 toneladas, su valor de mercado es de aproximadamente 78.000 millones de dólares, según se declara por parte del Estado Ruso. También tenemos otros compradores muy valiosos como Turquía y China, países cuyas relaciones con Estados Unidos se han visto enturbiadas en los últimos meses. 

.

.

También como índice nos debemos fijar en que estos tres paises se han convertido en los mayores vendedores de bonos del Gobierno estadounidense. A tal punto que en lo que vamos de 2019 el Banco Central ruso ha reducido las inversiones en la deuda soberana de EE.UU. en casi ocho veces, como se pudo leer en la agencia rusa RIA Novosti. Desde finales del año pasado, Turquía ha reducido casi a la mitad su participación en las inversiones en la deuda estadounidense. Al parecer son respuestas a la guerra arancelaria y a un pronóstico de recesión mundial que muestra la desconfianza del dólar.

Sin duda etamos viviendo una nueva era de inestabilidad, la idea de una crisis global se está volviendo cada vez más real, y la mayoría de los grandes economistas apuntan a que la economía de EE.UU. y el dólar serán los más castigados.

“A mediados de octubre, el economista Ulf Lindahl, director de A. G. Bisset Associates, compañía especializada en la investigación del mercado de divisas, aseveró que el dólar estaba al borde de un colapso y que en los próximos cinco años se depreciaría respecto al euro en un 40 %, según recoge Bloomberg.”

Las inversiones en activos estadounidenses, pese a ser muy atractivas actualmente, están ceñidas de riesgos. En mi opinión un factor clave es la guerra comercial desatada por el mandato en Washington.

Otro signo de riesgo más importante es la política de la Reserva Federal de EE.UU. “De acuerdo con los inversionistas, la cantidad de dinero disponible para invertir disminuirá bruscamente, y el rendimiento de los bonos del Gobierno aumentará, por lo que los fondos del mercado de valores comenzarán a fluir hacia los valores federales.” Aunque esto no esta nada claro pues la FED ha anunciado una flexibilización cuantitativa con bajadas de tipos de interés.

.

.

Conesta bajada de tipos anunciada hace un mes va en contra corriente. Así podemos ver que el camino es simple y serio. El costo de los préstamos para las empresas aumentará, de modo que se gastarán cada vez dinero en pagar las deudas y menos en el desarrollo económico y productivo. Esto irá a repercutir en la actividad de los activos de valores y es que lo veo muy claro. Los vendedores en las bolsas de valores estadounidenses aumentará y los compradores se debilitarán, lo que provocará un rápido descenso de las cotizaciones y posiblemente se vea un refugio en criptovalores como Bitcoin y otros. Y es por eso que creo que los grandes capitales Wall Street se preparan para poder ofrecer este producto alternativo y retener su capital junto con su jugosas primas.

No quiero solo centrarme en EE.UU y no quiero dejar de enunciar la posibilidad de una desaceleración brusca de la economía en China influida por la guerra comercial con Trump y la gran deuda interna que mantiene, que se calcula en unos 7 billones de dólares. Y todo esto con un segundo riesgo, el de los datos, pues bien es sabido que China camufla sus datos económicos, no anuncia su verdadera historia haciendo casi imposible establecer un buen estudio. Y esto lo hace tanto en el activo como en el pasivo ya que no declara ni la cantidad de oro que mantiene en Estado Chino, ni su producción minera de oro.

A fines de junio, China mantenía 1,2 billones en bonos del Gobierno de Estados Unidos, (se le estima). Al vender estos bonos al mercado, Pekín ataca a la economía estadounidense en una crisis financiera sin precedentes. Aunque no creo que esto suceda.

.

.

Para ir resumiendo todo lo anteriormente expuesto, por Código Trading, diré que el mundo está viviendo el ciclo económico más cálido de los últimos años, la riqueza mundial crece por encima del 3%. Por, primera vez desde 2010, esta situación positiva afecta a todos los países de la OCDE. También por primera vez en muchos años, y lo enuncio en negritas por su importancia, el crecimiento no está ligado a la subida de la inflación y los precios están contenidos. Nos mantenemos en un entorno de tipos de interés bajos en incluso negativos y los beneficios empresariales no paran de aumentar, de manera artificial debido a la deuda corporativa promovida de manera no honesta por la FED, lo que está impulsando los mercados de capitales y sobre todo las bolsas hasta máximos históricos sobre todo en determinados sectores. El mercado de las materias primas mantiene un buen pulso.
En mi opinión un repunte de la inflación será el riesgo más verificado para una nueva crisis que podría comenzar a finales 2020, principios de 2021.

Copyright © 2017 – 2019 Código Trading

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *