La India se bien preparada para la recesión.

Hoy en Código Trading os dejamos una reseña sobre la economía en India.

El trading y el comercio en la región de Asia es muy alentador y la India es uno de los mayores contribuyentes en la transformación, sobre todo con el gran incremento de oro que viene haciendo en los último años. El país tiene un valioso mercado de acciones que representa aproximadamente el 15% de su producto interno bruto (PIB), gracias a sus principales bolsas de valores, la Bolsa de Valores de Bombay (BSE) y la Bolsa Nacional de Valores de la India (NSE).

Más de la mitad de las aproximadamente 7,800 empresas que cotizan en bolsa en la India están incluidas en la BSE y en la NSE combinadas. Esto significa que las dos bolsas solo representan aproximadamente el 4% del PIB indio.

El desarrollo económico de la India Depende en gran medida de la agricultura, la manufactura y los servicios. El PIB (PPo) de la India es el tercero más grande del mundo según el Fondo Monetario Internacional, el cuarto según The World Factbook2 y el quinto según el Banco Mundial. La economía del país se fundamenta en diversos sectores, entre los que se incluyen la agricultura, la artesanía, el sector textil, la manufactura y numerosos servicios. Aunque el salario de dos terceras partes de la mano de obra de la India proviene directa o indirectamente de la agricultura, los servicios son un sector emergente que juega un papel cada vez más importante. El advenimiento de la era digital, y el gran número de gente joven con estudios que habla inglés con fluidez, está transformando gradualmente a la India en un importante destino para las grandes empresas a la hora de subcontratar servicios de atención al cliente y soporte técnico. La India es uno de los principales exportadores de trabajadores altamente cualificados para el sector financiero y la ingeniería de software. Otros sectores tales como la manufactura, la industria farmacéutica, la biotecnología, la nanotecnología, las telecomunicaciones, la construcción naval, la aviación y el turismo están mostrando un gran potencial y altas tasas de crecimiento.

La economía india ha resistido mejor que la de otros países emergentes a la ralentización de la economía mundial, y ha aprovechado los precios bajos del petróleo en los últimos años. Según cifras del FMI, la economía india creció 7,3% en 2018, que corresponde al mayor crecimiento en dos años, y al más fuerte desde el primer trimestre de 2016, impulsada por un repunte de la actividad industrial, sobre todo en manufacturas y construcción, y una expansión de la agricultura. Los sectores que registraron un crecimiento por sobre 7% incluyen a las manufacturas; suministro de electricidad, gas y agua; construcción, y administración pública y defensa. India además registro el tercer mayor crecimiento en el mundo en 2018. Se prevé que el crecimiento siga elevando en los próximos dos años, con cifras de 7,4% en 2019 y 7,7% en 2020.

El déficit fiscal de la India fue 101,93 mil millones USD a fines de noviembre de 2018. Esto corresponde a 114,8% del presupuesto fijado para ese año, principalmente debido a un cumplimiento más bajo del ingreso y el aumento en el gasto, con una deuda proporcional al PIB que sigue siendo elevada. Esto corresponde a un ligero aumento con respecto al año anterior del objetivo presupuestario (112%). La tasa de inflación creció de 3,6% en 2017 a 4,7% en 2018. Sin embargo, la economía busca moverse hacia un régimen de precios más estable.

No hay texto alternativo para esta imagen

Se prevé que India sobrepasará a China en cuanto país más poblado del planeta en 2024. Tiene la mayor población joven. Dicho esto, según la OCDE, más de 30% de la juventud de India es NEET (sin empleo, educación o formación). India sigue siendo un país pobre: la renta per cápita es muy baja, casi 25% de la población sigue viviendo por debajo del umbral de la pobreza (cerca de un tercio de la población mundial que vive con menos de 1,9 USD al día vive en India) y las desigualdades sociales son muy grandes: el 1% más rico posee 53% de la riqueza del país. Según informes de la OIT, la tasa de desempleo fue de 3,5% en 2018 y debiera mantenerse en esa cifra en 2019.

No hay texto alternativo para esta imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *